Lugo, 03/06/2009

De pronto me cansé, no encontré caminos a mi gusto para seguir bordeando la costa; demasiado asfalto; así que en Viveiro, todavía con un programa alternativo en la cabeza para dirigirme al sur por una sierra por donde abundaban los molinos, salí del restaurante y me encontré con un tiempo endemoniadamente desapacible. Me puse el jersey y decidí pensarme qué hacía dando una vuelta por las callejuelas del casco antiguo. ¿Un recorrido turistico por el norte en el FEVE?, ¿una continuación de mi paseo por Picos de Europa?... Al final decidí que me volvía a casa, pasando por Lugo. Se terminó mi vagar por Galicia, al menos por este año.
Ahí dejo las últimas fotos del recorrido.
Hasta la próxima.








Ver eeg en un mapa más grande

























4 comentarios:

la granota dijo...

Cómo deben de saber esos regresos a casa cuando son porque decides que tienes ganas de volver a casa...

Preciosas fotos.

Alberto de la Madrid dijo...

La verdad es que cuando no tienes que fichar cada mañana a veces se hace difícil saber dónde realmente está tu sitio. Para gustar el placer del regreso, es verdad, antes ha sido necesario partir y haber recolectado un ramillete de emociones.
Un saludo

Ana Jordán Davia dijo...

BIENVENIDO.
Espero saludarte pronto,un besote.
Ana.

Alberto de la Madrid dijo...

Nos vamos mañana una semana por tierras de José a conocer a la nueva Paula. Si queréis algún recado...
Un beso